Biografía

Una gran alma se encarna
Maïtreyi Amma nace en Normandía, Francia, el 10 de diciembre de 1952 en el seno de una familia numerosa y de sólidos lazos afectivos, con una fuerte inclinación artística y en donde las mujeres se caracterizan por su dinamismo y visión moderna. Desde su nacimiento mismo aparecen señales que muestran que Maïtreyi Amma no es un alma ordinaria: un resplandor de luz dorada envuelve al bebé tras los primeros días de su nacimiento.

Ciega de nacimiento y, hasta la edad de seis años cuando milagrosamente recobra la vista, Maïtreyi tiene acceso a mundos superiores y vive extraordinarias experiencias interiores, explorando infinidad de dimensiones y planos. Siempre conectada a la Divinidad, nunca tuvo necesidad de creer en Dios, y desde niña vive el mundo que le rodea en un estado de éxtasis total. A través de sus experiencias místicas vive siempre acompañada de la figura de Cristo y de la Virgen María, y de la presencia continua de un joven yogui que la guía.
A los 17 años, Maïtreyi Amma desea marcharse a la India, pero la mayoría de edad legal entonces es de 21 años y su familia se opone a su viaje.  Maïtreyi Amma tiene desde siempre la certeza interior de que una alta misión la espera cuya primera etapa es la de encontrarse con un gran sabio en la India. Sin embargo, recibe el mensaje divino de que el tiempo de su misión aún no ha llegado, y que es necesario que experimente la vida de familia en Occidente. Se casa y da luz a dos hijos. No se salva de duras pruebas: las afronta sin desanimarse nunca. Su vida espiritual intensa sigue paralelamente con su vida activa de madre de familia.

foto2

India, tierra de Sabios
En 1996, sus hijos ya adultos, Maïtreyi Amma puede por fin realizar plenamente su búsqueda y se marcha a la India. En Delhi, experimenta una gran experiencia: el Divino se le aparece en forma de luz, le guía y le pide que le sirva en Benarés. Cumple con su Seva durante un año, cuidando y reconfortando a los niños de los Ghats (orillas del Ganges). Empieza a ser reconocida como una Madre en Benarés.
Luego, sigue su búsqueda con numerosos peregrinajes a través de la India y del  Himalaya, períodos de retiro en una gruta cerca de Rishikesh, alternados con sus regresos a Francia, enriquecida siempre por todas las experiencias vividas. Durante este mismo período, se encuentra con varios maestros indios.

El encuentro
Su sed de Verdad queda insatisfecha : implora al Divino, en Benarés a orillas de la Ganga y luego en Kudacatri, la montaña de Śankarācarya dominando  Kollur (Karnataka), para que le ayude a encontrar al ser con el cual tiene que cumplir su autentica misión. Bajando de esta montaña, tiene sed y entra «por casualidad» en una casa. Śrī Tathāta le ofrece agua. A primera vista, reconoce en él a un ser puramente divino  y también al yogui que la ayudaba e instruía durante su infancia y adolescencia.
A partir de entonces, Maitreyi Amma es guíada telepáticamente por él cada día durante un año, recibiendo instrucción espiritual. En febrero de 2001, recibe mensajes telépaticos insistentes en donde Śrī Tathāta le pide que se reuna con él. Al llegar al ashram, y con el corazón lleno de una inmensa alegría, sabe que una nueva vida empieza. Muy rapidamente, Śrī Tathāta la inicia a su  pranayama particular. Después de unos meses pasados cerca de él, le pide volver a Francia para empezar la misión.
Desde entonces, Maïtreyi Amma recorre el mundo dando conferencias, enseñanzas y Darshans. Los momentos de mayor intensidad son sus darshans, durante los cuales está completamente llena de la energía de  la Madre Divina y en unión con Śrī Tathāta. Numerosas personas se quedan sorprendidas por su alegría, amor y sabiduría, que aporta luz y entendimiento sobre sus vidas de personas inmersas en el mundo. Su carisma espiritual es reconocido en septiembre de 2006 con el premio internacional de la Paz de la Asociación Italiana Shanti Mandir.
Al mismo tiempo, Maïtreyi Amma habla desde 2002 sin cesar de Śrī Tathāta y de su alta misión para la humanidad a todas las personas que encuentra. De esta manera, más y más Occidentales van a la India para recibir las enseñanzas e iniciaciones de Śrī Tathāta. En 2007, una nueva etapa empieza: Śrī Tathāta acepta la invitación de Maïtreyi Amma para venir a Francia y a Europa. Es cuando se adquiere una propiedad en el Lot, Francia, y se construye un centro: el « Jardin de Safran ». La visita de Śrī Tathāta a Francia es un inmenso éxito, más de 1000 personas vienen para recibir sus enseñanzas e iniciaciones. Después de su segunda visita a Europa en 2008, Śrī Tathāta nombra Maïtreyi Amma co-Presidenta del Comité de Organización del Mahayaga, gran ritual védico celebrado por él en febrero de 2009 en Kerala (India). 500 Occidentales asisten a este  inmenso acontecimiento espiritual. Actualmente, Śrī Tathāta visita Framcia y otros países europeos cada año, ofreciendo sus enseñanzas, iniciaciones y darshans.